Hablemos de la belleza según la ayurveda

Bueno desde hace rato he querido compartir estas aproximaciones ayurvédicas (la gran medicina tradicional de la India) pero no sabía muy bien cómo hacerlo. Siempre me han encantado los blogs y siento que es una gran ventana para aprender de cosas interesantes y profundizar ciertas pasiones como el cuidado personal, la belleza y el bienestar holístico, algo que hoy en día está a la orden del día.

Dicen que la belleza está bajo los ojos de quien la observa, también se dice que la gente que está enamorada se ve bella. La medicina ayurveda sugiere que cuando las personas tienen un alto grado de autoestima o pueden ver la divinidad dentro de ellos, irradian belleza pura. 

Realmente la belleza externa no es más que el reflejo de la belleza interna (y esto obviamente ya lo sabíamos pero es interesante ver que desde épocas antiguas la belleza siempre ha sido un tema de conversación e interés).

La belleza tiene muchos significados diferentes en culturas antiguas en donde tanto en hombre como en mujeres, la belleza es algo que siempre crece (nunca para). En otras palabras, la sabiduría es la que realmente es considerada belleza porque se valora la belleza de la profundidad. Obviamente lo que vemos hoy en redes sociales y en el mundo contemporáneo inmediato es algo un poco más superficial (sin juicios).

Si las personas cuidan de su salud y cultivan su coherencia, la salud y la belleza interior se expresa incluso a través de sus pieles. La ayurveda añade una dimensión espiritual a la definición de belleza diciendo:

“La paz interior trae belleza exterior”

Es la divinidad la que realmente es pura belleza, es decir, lo eterno y el amor divino. La paz mental es la fuente de la belleza divina y se desarrolla tan pronto uno se da cuenta la divinidad dentro de uno mismo! Tan pronto cada persona es consciente y observa ese ser interior como algo Divino, crecen en belleza interna y externamente. Hay tres aspectos de la belleza:

  • Belleza interior
  • Belleza exterior y la
  • Belleza genética o kármica

La belleza exterior está relacionada a la estructura ósea, al color de piel, al desarrollo de los músculos, la inteligencia, la calidad del cabello, la juventud y el peso. En las ciencias védicas, como la astrología vedica, sugiere que la belleza exterior es un subproducto de la belleza interior y la virtud.

La belleza kármica se genera por elementos genéticos. También se habla de que cada persona tiene un nivel de gracia y eso hace que cada persona tenga diferentes bellezas. También se sabe que esta belleza kármica está relacionada con el cómo fue esa persona criada, si recibió compasión, entendimiento, amor, paciencia, compartir y ambientes de nutrición de armonía con la naturaleza. Esto ya es un aspecto fundamental de la belleza.

La belleza interior está relacionada más directamente con la “virtud”. En algunos de los téxtos clásicos de ayurveda, se nota Charak Saμhitá a la longevidad que se puede alcanzar por el hecho de vivir de forma armoniosa y virtuosa. Este se considera un aspecto importante que es parte del proceso de desarrollar belleza, que de hecho es mucho más importante que la belleza exterior.

Aparte de la ética y la virtud, tener hábitos saludables de alimentación y de estilo de vida son necesarios para cultivar la belleza interior. La limpieza, higiene está considerada como algo cercano a una deidad debido a que mantener el cuerpo limpio es un proceso de dos direcciones: externamente uno debe limpiar e añadir cosméticos saludables y nutritivos e internamente la limpieza es desarrollada al comer alimentos que favorezcan nuestras constituciones (metabolismos) ayurvédicos. Esto mezclado con meditaciones/oraciones ayuda a gestar una imagen positiva y un amor propio saludable.

Evadir quedarse hasta tarde, trabajar en exceso y sobreexponerse al sol, al frio, a la sequedad, a las radiaciones electrónicas es esencial. Es como una gestión de nuestra vida interior y exterior.

Hay además cuatro áreas súper importantes : salud, carreras u oficios armoniosos, relaciones espirituales y evolución espiritual directa. Una persona realmente bella se define como alguien que es saludable, ama su carrera y tiene relaciones que le ayudan a crecer espiritualmente. Estas personas terminan teniendo el tiempo adecuado de cultivar al SER interior.

Cabe destacar que la belleza exterior no necesariamente trae belleza real e interior que dure para siempre. Incluso aquellas personas que son físicamente bellas deben tener o sentir una conexión interior, algún propósito para sentirse así de bell@s. Verse y sentirse bell@ son cosas separadas. Hay una historia antigua védic sobre la belleza interior y espiritual:


Parvati era la diosa más bella del mundo y se quería casar con £hiva, el dios divino. Incluso con toda su belleza no pudo perturbar las meditaciones de  £hiva. Cuando se dio cuenta de que la mera atracción física no era suficiente Parvati se adentró en sus profundidades para desarrollar sus virtudes, su salud y pasó mucho tiempo cultivando su espiritualidad a través de la meditación. Un día £hiva se despertó para observar quién había sido tan devoto a él y luego vió la radiante diosa, con su belleza divina y aceptó que ella se casara con él. 

Esta experiencia creo que es un aprendizaje que muy pocos nos atrevemos a vivir. Todo suena súper obvio al leer estos fragmentos de textos ayurvédicos pero estamos tan disociadxs frente a esta aproximación por tantos condicionamientos y cultura frente a la belleza. 

Para mí ha sido toda una experiencia la belleza. Desde muy chiqui me encantaba ver la belleza de la gente y me inspiraba muchísimo, creo que era una de mis mayores pasiones. Disfrutarla y de muy chiqui no tenía ningún estereotipo, era inspiradx por la belleza emanada, así como dicen los textos ayurvédicos. 

Luego todo se trastocó cuando el hecho de ser niño “hombre” no permitía disfrutar de estas cosas añadido por una falta de autoestima y de amor propio. Llegué a un punto en el que no podía verme al espejo porque lloraba y sentía un rechazo genuino.

Pero todo cambió un día cuando quise responsabilizarme y armarme de valor para amarme y a pesar de no sentirme belle, quise sentirme bien, saludable. Ahí llegó la naturaleza porque desde ahí comencé a sentir una conexión muy profunda y poco a poco fueron llegando todos los elementos y herramientas: el yoga, la meditación, los ángeles, la alimentación, la conexión directa con la naturaleza y todo aquello que involucra el proceso de evolución de consciencia. 

Y fue desde muy chiqui que fui cultivando todo ese ser interior, a través de la religión, la espiritualidad y la naturaleza. Ya luego de crecer comenzó el proceso de romper el cascarón y ahí fue que llegó la danza y las artes. La diversión, el eros. Después de todo este proceso, llega deplanta y pasé de no gustarme a aceptarme y sentirme cómodx en mi piel, me vuelvo a encontrar con una de mis pasiones de chiqui: la belleza y ocurre el milagro máximo: me fascina ahora verme y me encanta ver en lo que se ha convertido todo este proceso de transformación y ver cómo las células cambian apenas cambiamos nuestra forma de aproximarnos espiritualmente y mentalmente con nosotros mismos. 

No sólo me siento cómodx en mi piel, sino me disfruto y me genera placer ser yo. Y para ti? qué es la belleza? como la sientes?

Fragmentos y revisión bibliográfica de enciclopedia ayurvédica

The Ãyurveda Encyclopedia Natural Secrets to Healing, Prevention & LongevitySwami Sadashiva TirthaTechnical Editor: Dr. R.C. Uniyal

 

Deja un comentario

All comments are moderated before being published