3 PASOS PARA PONER LIMITES AMOROSOS

El autocuidado es más que un soufflé y mascarilla en la piel (Aunque los amamos). Es también aprender a poner límites en tu vida CON AMOR. Porque precisamente por esta falta de límites, no nos hemos puesto de primer lugar y ya sea por culpa o miedo hemos preferido decirle si a otros cuando para nosotros era un no rotundo.

Poner límites es autocuidado. Es decir no a algo para decir que si a tu propia salud emocional, física y mental.

Un límite es una pista que les das a los demás sobre cómo deben tratarte. Puede ser explícito como decir “Voy a contarte algo que me gustaría que quedar entre nosotros”  O implícito como disponer una cesta para los zapatos y los de tus invitados al lado de la puerta de tu casa. 

En general hay 3 tipos de límites:

POROSOS

Son débiles o pésimamente expresados. Te llevan a sentir cansancio, depresión, ansiedad y a dinámicas que no te hacen bien. Das demasiado, eres incapaz de decir no, intentas complacer a todo el mundo, eres dependiente de lo que opinan y dicen los demás.

RÍGIDOS

Es el otro extremo. Construyen muros para alejar a los demás y así sentirse seguros. Sin embargo sentir seguridad al encerrarte en ti mismo tampoco es saludable.

AMOROSOS

Alguien que dice que no sin pedir perdón porque en ese momento es la elección más saludable para esa persona. Ofrece ayuda cuando es adecuado y cuando puede darla.

Aquí algunas señales que indican que necesitas poner límites en tu vida:

  • Estás agobiad@ todo el tiempo
  • Sientes resentimiento hacia la gente que te pide ayuda.
  • Evitas las llamadas e interacciones con las personas que crees que tal vez te van a pedir algo
  • Sueles comentar que ayudas a la gente y que no recibes nada a cambio
  • Te sientes agotad@
  • A menudo sueñas con dejarlo todo y marcharte lejos
  • No tienes tiempo nunca para ti

 

1.Define cuáles son tus necesidades

La gente no sabe lo que quieres. El primer paso para poner un límite es primero descubrir por qué sentimos la necesidad de poner un límite: ¿qué no obtenemos lo suficiente y qué obtenemos demasiado? Qué necesitas y qué quieres? Esas son 2 preguntas que te darán la respuesta y sino sabes qué quieres y qué necesitas algo que te puede ayudar a identificarlo es recordar alguna situación donde sentiste que alguien cruzó tus límites. Ejemplo cuando un hermano sigue pidiendo préstamos sin devolvernos el dinero, o nos sentimos irrespetados cuando nuestra pareja sigue bromeando con nosotros. Un límite solo es útil si satisface una necesidad profunda!

2.Comunica tus necesidades CON AMOR

Es importante siempre comunicar verbalmente tus necesidades. Ahora aquí la clave es manejar la regulación emocional y asertividad a la hora de comunicarlo. Un claro ejemplo de un limite amoroso sonaría así:

“Para mi es importante que respetes los planes que hemos hecho. Si necesitas cambiarlos mándame un mensaje unas horas antes por favor.”

3.Sé consistente en tus acciones

El proceso no termina con la comunicación. Debes defender con tu comportamiento lo que comunicas. Debes actuar con-sis-ten-te-mente. Por ejemplo si una amiga te cambia los planes con muy poca antelación, simplemente no vas y le dirías algo así “Quiero verte pero mi horario no me lo permite. Busquemos una hora para vernos la semana que viene”. Y sé que esto no es fácil pero es que respetar tus limites con acciones es la única manera de que la mayoría de la gente entienda que te lo tomas en serio.

Cuéntanos qué haces tu para poner límites?

1 comment

Las felicito y agradezco por ese contenido, maravilloso contar con esas conversaciones e ideas, la forma tan sencilla y eficaz en que nos presentan el tema😍

Gloria Patricia Pérez noviembre 19, 2022

Deja un comentario

All comments are moderated before being published